MENSAJE DEL OBISPO, RVDMO. WILFRIDO RAMOS ORENCH