¿Qué nos diferencia de la Iglesia Católico-Romana?

Hay mucha confusión con la palabra "Católico". Siempre se emplea ese título para designar solamente una de las tres grandes ramas de la Iglesia Católica que son: la Iglesia Ortodoxa, la Iglesia Católica-Romana y la Comunión Anglicana.

 

Las diferencias básicas que hay entre Anglicanos (Episcopales) y la Iglesia Romana son:

 

a. El Dogma de la Infalibilidad Papal: éste fue promulgado en el Concilio Vaticano I en el 1879 y no tiene base en las Sagradas Escrituras ni en la tradición de la Iglesia en los Concilios de la misma en los primeros siglos del cristianismo.

 

b. La Doctrina de la Transubstanciación: Es la doctrina del cambio físico de pan y el vino en la Santa Eucaristía al cuerpo y sangre de Cristo. La Iglesia Anglicana enseña la Doctrina de la Real Presencia de Cristo en los elementos del Pan y Vino consagrados pero sin un cambio en la materia ni substancia de los mismos.

 

c. Los Dogmas de la Inmaculada Concepción y la Asunción de la Virgen: Estos dogmas no tienen base bíblica ni en la tradición de la Iglesia en los primeros Concilios. Puede creerse como devoción privada, pero no creemos que sean necesarios para la salvación.

 

d. El celibato obligatorio: Durante el tiempo de la Reforma en el Siglo 16, la Iglesia de Inglaterra abolió el celibato obligatorio para su clero y deja esta vocación de vida a la decisión de cada cual, es decir, el sacerdote puede elegir si es célibe o casado.

 

e. La Ordenación de Mujeres al Sacerdocio y al Episcopado: Esto es materia de práctica y disciplina de la Iglesia, no de doctrina, al reconocer la completa participación en el Cuerpo de Cristo de todos los hijos e hijas de Dios, incluyendo el llamado a la ordenación. Nuestra participación en el Cuerpo de Cristo no es como "varón o hembra" sino como hijos e hijas de Dios.

 

f. La forma de gobierno de la Iglesia: En la Iglesia Episcopal el clero, laicado y obispos tienen amplia participación en el gobierno total de la misma. Se celebran Asambleas d feligresía para elegir a sus líderes, la Asamblea Diocesana con representación de todos y de igual forma a nivel internacional.