Mensaje del Obispo

La página Web de nuestra Iglesia Episcopal Puertorriqueña es un instrumento o herramienta eficaz para dar a conocer la obra ministerial que venimos realizando en las distintas esferas de misión que Dios nos ha encomendado a realizar.  Es la misión de Dios como Buenas Nuevas para todo su pueblo que somos llamados a proclamar, promulgar y hacer una realidad, según participamos en la construcción de su Reino de justicia y de paz y sobre todo, de paz con justicia.

 

Son muchos los ministerios que venimos realizando, según nuestra Iglesia Episcopal responde a los múltiples retos que nos plantea nuestra sociedad puertorriqueña cambiante.  Como ser un agente de cambio transformador, “sal de la tierra, levadura transformadora”  en nuestra sociedad, es una constante pregunta y reto.  Como inculcar los más sólidos valores cristianos y culturales en nuestra niñez y juventud para que eventualmente se formen en entes productivos de nuestra sociedad.  Nuestras escuelas dominicales y parroquiales hacen el máximo a ese nivel.

 

Somos una Iglesia inclusiva que respeta y honra la diversidad a todos los niveles habidos y por haber: género, descendencia étnica y nacional, orientación sexual, niveles de estatus económico y social, diferencias teológicas y litúrgicas.  Fomentamos el libre pensamiento, pues consideramos Dios nos ha dado un intelecto creativo para razonar y formar nuestros propios juicios.  La conciencia crítica tiene un gran sitial en nuestra tradición Anglicana Episcopal.  El respeto y la tolerancia son valores innatos en nuestro ser y quehacer teológico y pastoral.

 

De otra parte valoramos grandemente el principio teológico encarnaciónal.  El Verbo, la Palabra, el Logos se hizo carne y habito entre nosotros y hemos visto su gloria.” (S. Juan 1:14)  Como Iglesia, Cuerpo de Cristo resucitado, somos llamados a hacer una realidad viviente tal principio encarnacional: en lo pastoral y sacramental, en la obra social de la Iglesia como Servicios Sociales Episcopales y Servicios Episcopales de Vivienda, en los sectores de salud donde hemos estado tan presentes a través de los Hospitales Episcopales San Lucas y Servicios de Salud; en los sistemas educativos y en los medios de comunicación.

 

Nuestra Iglesia Episcopal no es proselitista, pero si está abierta para recibir a todos aquellos y aquellas que estén en búsqueda de un hogar espiritual y una vibrante comunidad de fe.  Estamos para servirles en un ministerio de hospitalidad y solidaridad.  ¡Dios los bendiga siempre!

 

+ Rvdmo. Wilfrido Ramos Orench

Obispo Diócesis de Puerto Rico