Orígenes de la Iglesia Anglicana

La Iglesia fue fundada por nuestro Señor Jesucristo. Ya para el año 200, ésta se había extendido más allá de los confines del Imperio Romano. En el Concilio de Arles, celebrado en el año 314, estaban presentes tres obispos británicos. Las Comunidades Celtas en las Islas Británicas con sus famosos monasterios fueron fundados por misioneros pre-romanos.

 

Luego de la invasión de los bárbaros (anglo y sajones) estas comunidades celtas que sobrevivieron se unieron con San Agustín de Cantórbery el cual fue un obispo misionero enviado desde la Iglesia de Roma. Así continuó la evangelización de Inglaterra hasta formar una Iglesia nacional. Esta Iglesia individida e íntegra ha llegado hasta hoy.